AL RITMO DEL BUEN CAFE

Hola. Es la primera vez que escribo: ya desde cuando me animaba, y he aquí el primero de mis relatos.

De mí debo decir que soy un chico muy normal soy de México DF, tengo 19 años, de estatura media, delgado, no me jacto de ser un afortunado, pero debo decir que tengo mi encanto con las chicas; Hay veces que sin pensarlo o desearlo me han pasado cosas sin esperarlo; cómo la que a continuación les cuento.

Todas las personas que viven en el DF recordarán que hace mas o menos un año se llevó el histórico concierto de CAFÉ TACVUBA en la explanada del zócalo capitalino. Pues como un buen fanático decidí ir con mi hermana y aventurarme a un concierto mas para mi recuerdo.

Muy adelantado a la cita con nuestros ídolos musicales, recuerdo que arrivamos al lugar crca de las 5 de la tarde. Para ese entonces ya la mitad de la gente ocupaba los espacios; listos para que llegara la hora del esperadísimo concierto, los empujones y los mares de gente comenzaban ya el ritual clásico de SLAM.

A mi me gusta mucho eso de estar entre la gente, bailar y gritar y ser parte de la experiencia colectiva. Cómo ya lo mencioné, mi hermana me acompañaba; ella es mayor que yó, pero por ser mujer, me comentó que ella no aguantaba tanto relajo y que mejor se iría a la parte trasera de todo el tumulto para estar más tranquila. Yo estaba muy emocionado y como no quería perderme el concierto, acordamos un sitio y una hora para vernos al terminar el concierto y regresar a nuestra casa.

Dicho y hecho, ellá se regresó y yo decidí adentrarme para tratar de acrcarme un poco más al escenario. Debo decir que era un tarea imposible pueso que yo me encontraba a la altura del asta bandera y el escenario estaba muy lejos, además de que a la mitad había esas barreras que siempre ponen para que los tipos de seguridad tengan una arteria para poder actuar en alguna emergencia.

Yo con la euforia soporté todo tipo de empujones, pisotone y demás, tratando de encontrar un buen lugar para disfrutar del espectáculo.

Ya serían como las 6 de la tarde cuando entre empujones y bailes violentos la ví: era una chica de mas o menos mi edad, un poco mas bajita que yo, hasta ahí, ya que entre tanta gente fué lo único que pude percibir.

A consecuencia de los empujones logré situarme a su lado, ella también me había visto, y como buena persona, le dije que mejor trataramos de regresar un poco mas para evitar los golpes, ella accedió, pero alcancé a ver que iba acompañada, de su prima mucho menor que nosotros. Logramos regresar un poco para poder disfrutar de un buen lugar, lo curioso fué que jamás cruzamos palabra alguna, yo no tenía ninguna intención sobre de ella, y desde ese momento me limité a ¨protegerla¨ de los golpes.

Hasta el momento en que salió el grupo esperado, yo ya me había colocado detrás de ella para evitar que la molestaran y a su vez ella se colocó tras au prima para igual protegerla.

Así estuvimos un buen rato soportando todo. Me imagino que por la confianza terminaron por estar conmigo hasta el final, ya tambiñen le había rescatado de varios golpes, así que no hubo níngun inconveniente por hacerme a un lado o que se fuera.

Ya con el calor de la gente y el hecho de que cada vez entraba mas gente, nuestros cuerpos se iban juntando cada vez mas, al principio traté de no acercarme tanto a ella, no queria parecer un aprovecahdo, pero conforme el tiempo pasaba eso fué cada vez mas imposible.

Antes de que aparecieran los TACUBOS yo ya había acercdo todo mi cuerpo al suyo, y en una señal de protección, la cubría la espalda con mis brazos. Debo recordarles que ella me daba la espalda y yo estaba detrás de ella.

Al momento, sentí poco a poco iba acercandose mas hacia a mi, traté de hacerme el desatendido, pero cada vez mas se acercaba a mí.

Otra vez mas, con la confianza y con el cansancio, mis brazos fueron tomando mas la forma de un abrazo a sus caderas, como ella no se inmutaba, proseguí con ir rodeando lentamente su vientre, hasta llegar a un completo abrazo.

Eso la perturbó un poco, por lo que volteó y me dijo que tuviera cuidado de no llamar la atención, en especial de su prima.
Yo accedí y en un gesto de calentura acequé mas mi cuerpo al de ella hasta sentir su cuerpo por completo.

Para ese momento yo ya la había observado bien, tenía unas caderas deliciosas, muy bien formaditas al igual que sus nalgas. Ademas de que pudé observar que vestía una de esas largas faldas que son de una tela muy porosa y delgada, por lo que pronto pude sentir mi miembro entre sus ricas nalgas, que a consecuencia de los apretones y el calor, se hacía sentir mas duro. Imposible que ella no lo notara.

Por fín había llegado el momento de que saliera el grupo, su salida fué muy bien recibida por gritos silbidos y un estruendoso grito que vanagloriara la grandeza de sú música-

Y sin más, los acordes y sonidos acompañaban ya la noche que recién empezaba.

Por mi parte, yo trataba de acercarme a su oído, a cantarle suavemente cada letra de las canciones, los bailes y los contoneos cada vez mas se hacían mas calientes, yo ya restregaba por completo mi miembro por sus ricas nalgas, con tal consentimiento, decidí subir mis anos para lograr tocar sus tetas, que también eran de muy buen tamaño, no eran grandes pero si muy bonitas.

Al notar esto, ella se quejó un poco, pues si continuaba, su prima notaría lo que yo hacía por lo que no permitió ir mas allá. Resigando pensé que hasta ahí llegaría todo, pero no….

Pasó una canción mas antes de que yo volviera a arriegarme.

Con mis manos en su vientre, fui acercandome mas hacia su mejilla derecha, y besé lentamente sus cabellos, su cuello, su espalda, ella solo bailaba y apretaba mas su cuerpo al mío, por fín pude encontrar su boca y ella correspondió abriendo sus labios y jugando su lengua con la mía.

El grupo comenzó a tocar la canción de MARIA. Situación que me ayudó mucho. Mis manos de nuevo trataban de actuar, pero esta vez fueron bajando rozando lentamente el limite entre su falda y sus caderas, lentamente sobre su ropa, bajé mis manos para poder acariciar sus piernas, ella solo responsió echando la cabeza hacía atraa. Mis manos acariciaban todas sus piernas, luego sus nalgas; noté que no sentía la textura de alguna prenda que denotaran ropa interior, por lo que con unas caricias mas firmes, toque sus caderas, y note un diminuto hlo que recorria su cadera para perderse entre sus nalgas, llevaba una tanguita, eso me excitó aún más, por lo que invietiendo las caricias, sobre su falda logré llegar a su conejito y la tela tan delgada de su falda me dejó notar lo húmeda que ya se había puesto, seguí acariciandola un rato hasta que me arriesgue un poco más, dejé de tocarle, y aprovechando que la gente haría lo posible para que nadie viera nada, bajé lo más que pude mis manossobre sus piernas; con cierta astucia, mis dedos comenzaban a levantar su falda ella notó eso y me pidió que lo hiciera con mas cuidado para evitar llamar la atención.

Con mayor delicadeza, logré subir su falda por la parte trasera, mis manos pudieron tocar la suavidad de su piel por debajo de su falda, le acariciaba las pieranas, y lentamente las iba subiendo hastallegar a esa deliciosa curva entre sus nalgas y sus muslos, la acaricaba lentamente, pude notar que lanzaba pequeños gemidos, de nuevo me acerqué a su boca para besarla ella abría mas sua labios. Con la voz temblorosa le pregunté si quería que me detuviera, ella solo atinó a mirarme fijamente y a mover su cabeza hacía los lados en forma de negación.

Con mas confianza, continué acariciando sus piernas, sus nalgas, recorriá el hilo de su tanguita hasta que logré de nuevo tcar su conejito que ya hervía de placer, con delicadeza, fuí tocandola, rozaba cda pliegue, de arriba hacia abajo. Con mi dedo corazón, logré encontrar su clitoris, ella lo notó y cuando creí que me diría algo para dejarla en paz, solo dió un pequeño brinquito y soltó un leve gemido que hizo voltear a su prima, que no se dió cuenta de lo que sucedía, con mayor determinación fuí deslizando mi dedo para entrar por completo en su rajita. Sentí sus jugos escurriendo entre mis dedos, mientras ella se movía de atrás ahacía adelante, disfrutando y gozando todo lo que sucedía en ese pequeño rincón de placer.

Que mas se puede pedir?????

La música estaba perfecta, la niña era muy linda y cada vez se hacía mas intenso nuestro jueguito, Con su mano izquierda acariciaba mi cabeza mientras yo le besaba la espalda y la nuca.

Sin esperarmelo, sentí como esa mano iba hacía atrás buscando mi vientre, y luego lentamente mi entrepierna; comenzó a acariciar mi miembro por encima del pantalón de forma muy rápida logro bajar mi zipper y buscar con su mano ese trozo de carne que ya estaba a punto de reventar a causa de tantos restregones. Cuando lo pudo liberar, comenzó a masturbarme. Por un momento cerré los ojos y me imaginé en otro lugar, ya no me importaba mucho la gente alrededor, por lo que disimuladamente, logré levantar su falda y ponerle mi verga entre sus muslos, ella se qudó un momento inmovil tratando de asimilar lo que sucedía, pero ya era muy tarde para arrepentirse, lentamente comenzé a bombearle como si la estuviera follando, pude sentir cada fibra de mi verga acariciando la suavidad de sus muslos frotando su conejito por encima de la tanga, cada vez más los movimientos se hacían mas intensos, sentí como sus jugos mojaban mi verga, ya no importaba otra cosa en ese momento, ella apretaba con mas fuerza sus muslos, haciendome sentir en la gloria, frotando mi verga entre sus piernas.

Más decidido, logré hacer a un lado su tanguita con mis dedos; Ella, sabía lo que seguía, sin pensarlo más, alcanzó a levantarse en puntitas y arqueando su cuerpo lo echó un poco hacía adelante, ofreciendome sus ricas nalgas, separo un poco sus piernas y con su mano tomó mi miembro, y lentamente lo puso en la entrada de su vagina, al sntir ese calor sentí que me corría, pero pude aguantar un poco mas, ella lentamente fué recargando su cuerpo con el mío haciendo que mi verga resbalara por completo en su interior, era tal mi excitación que solo aguante un momento así antes de correrme en su interior, sentí mis jugos y los suyos resbalando por mi verga para descender todavía por su piernas. Aún en su interior aguanté un rato más, sin movernos, de nuevo conseguí erectar dentro de su conejito, ahora si me la follaría. Ya empalmado, comencé a moverme lentamente, sentía su calor en mi verga, los bailes hacían mas fácil la situación, continuamos un rato mas así cuando sentí que de nuevo me corría, al momento de decirle esto, ella saco mi verga con su mano y de nuevo la oprimió entre sus piernas, frotando mi verga con sus pierns y acariciando mi glande con su mano haciendome terminar entre sus muslos, Le manché la falda por dentro, sus muslos terminaron por exprimir mi miembro hasta dejarlo flácido y sin ninguna gota de semen, como pude, logré guardar mi pene. Ella acomodó su falda, y logró tomar unas gotitas de mi lecheentre sus dedos, y los llevó a us boquita, sacó la lengua,y los degustó conmigo cuando logró darme de nuevo un beso, nuestras lenguas de nuevo se juntaron en un candente beso.

El tiempo había transcurrido, al parecer nadie notó nustras travesuras, salvo una parejita que estaba atrás de nosotros, pero que sin decir nada, se limitaron a observarnos. Como se habrán dado cuenta, el concierto había pasado a segundo plano, y aún sin terminar el SHOW, ella miró su reloj, y me dijo que debía irse, que ya la estaban esperando en el metro, e nuevo nos besamos, y me pidó que la acompañara, cosa que de mala gana tuve que rechazar, puesto que debía de ir y buscar a hermana. Sin pensarlo dos veces, la acompañé afuera de todo el mar de gente, para que ellas pudieran tomar un TAXI,

Y así, ella se fué, jamás intercambiamos números de teléfono, ni mucho menos nuestros nombres, ellá abordó el taxi y yo tuve que regresar para buscar a mI hermana.

Eso es todo, ojala haya sido de su agrado, y espero volver a publicar otra de mis experiencias.

Autor entrada: casero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *